Oshana smile head tilted trees blurred.900.245
Jasun H.
Sun, 6 May 2018

El des-ilusionista Dave Oshana (¿Qué es un maestro espiritual?)

[Nota de Dave: Escuche sobre Jasun por primera vez cuando luego de darme una copia de "Matrix Warrior" en el 2009. Adentro tenia una inscripción para "Dave" - un Dave Diferente. De todas maneras estaba fascinado. Lo que sucedió después cambio sus visiones sobre la iluminación.]

[Original version in English is here: ‘The Disillusionist Dave Oshana (What Is a Spiritual Teacher?’]

El des-ilusionista: Nueva espiritualidad – Más extraño que la ciencia ficción.

Por Jasun Horsley, 2012.

¿Qué es un maestro espiritual?

“Déjame darte un consejo: Se honesto. Él sabe más de lo que puedas imaginar” –Trinity a Thomas, antes de su primer encuentro con Morpheus, en la matrix

¿Qué es un maestro espiritual autentico? ¿Qué hace un maestro espiritual autentico? Hasta ahora las respuestas a estas preguntas han sido típicamente vagas y subjetivas. ¿Pero qué tal si un maestro espiritual autentico no fuese ni maestro, ni espiritual? ¿Qué tal si fuese un técnico entrenado para realizar una función específica, tal cual un cirujano, un dentista o un plomero? ¿Qué lugar habría en este caso para lo vago y subjetivo?

En Matrix, la vida de Thomas Anderson dentro del mundo de sueños generado por ordenadores lo conduce eventualmente a Morpheus, un ser completamente liberado. Morpheus interviene en la vida de Thomas y la lleva a su final. Le da a Thomas su libertad, pero a un costo: Su antigua vida e identidad. Thomas es transformado en Neo, significando el final de una existencia y el comienzo de otra.

¿Es Morpehus un maestro espiritual? ¿Es un chamán, un gurú o un bodhisattva? ¿O es simplemente un hombre con un conocimiento y habilidades específicas que realiza la función practica de extraer la conciencia de Thomas del mundo de sueños de Matrix rescatando su cuerpo de la granja de pods? ¿Es eso la iluminación? ¿Ilumino Neo a Morpehus? ¿O el simplemente elimino los obstáculos que habían entre Thomas y la realidad?

Una definición bastante estándar de la iluminación es que es la liberación de la ilusión y la entrada a una realidad mayor. Es despertar del mundo de sueños del ego. En la ciencia ficción, la mecánica del despertar es clara y precisa. No hay espacio para lo vago, conceptos místicos o filosofías abstractas, además de carecer espacio para “enseñanzas”. Solo necesitamos los hechos: los hechos de la esclavitud de Thomas  y el proceso por medio del cual le da acceso a la realidad. No hay nada que discutir o debatir, solo una experiencia viva para procesar.

En el mercado espiritual y chamanico, los conceptos dominan y nada es claro y preciso. La espiritualidad no es una ciencia. Las masas ciegas describen elefantes no vistos y discuten creencias metafísicas, fundadas en rumores, esperanza e hipérboles. Es una batalla campal de afirmaciones, ilusiones e invenciones míticas y propias en el cual la única alternativa al dogma es el solipsismo colectivo: Un acuerdo borroso en la subjetividad de la verdad. La realidad es todo aquello a lo que nosotros mismos nos persuadamos a creer, especialmente si encontramos otros que lo creen igualmente. Es un carnaval caleidoscópico de programas de auto desarrollo interactivo y hecho a la medida, y un espectáculo de realidad cósmica en el cual todos nos convertimos en el  único. (Por quince minutos) y el ego espiritual supremo reina.

La popularidad por estos días de la espiritualidad “hazlo tú mismo” y el chamanismo de estilo propio es una respuesta natural  al mercado corrupto que está desbordado de recetas mal concebidas, vendedores poco éticos y productos de basura atada.  Cuando los profesionales no son fiables y los aficionados ineptos, ¿qué le queda a uno aparte de confiar en recursos propios y desarrollar una espiritualidad con estilo de uno mismo fuera de la red? Como la autosuficiencia cuesta dinero, esto significa no solamente sembrar tu propio producto sino venderlo también. Todos se convierten un maestro en potencia, un chamán o guía, proliferan las “enseñanzas espirituales”, y el ruido de todos los arboles cayendo en los bosques vacíos ahogan la señal de la verdad.

Cuales son posibilidades de que Thomas encuentre a Morpheus entre la incesante cacofonía del mercado espiritual (generado por matrix). A lo mejor son insignificantes. Afortunadamente Thomas no encontró a Morpheus. Morpheus encontró a Thomas.  Cuando el discípulo esta listo, el maestro aparece. El hecho de que Thomas estaba buscando con sinceridad es suficiente para asegurar que fuese encontrado.

Extraordinariamente Ordinario.

“Estas aquí porque sabes algo. Lo que sabes no lo puedes explicar. Pero lo sientes. Lo has sentido toda tu vida”. –Morpheus a Thomas en su primer encuentro.

Lo primero que me impresiono de Dave Oshana es lo poco impresionante que es. Oshana es un maestro espiritual. Él dice estar iluminado. Tiene una página web donde vende sus servicios: Clases por internet en vivo, descarga de repeticiones y consultas de tú a tú a un euro el minuto. Hace retiros en vivo en Finlandia durante el invierno, el verano y la primavera. No hay nada en la superficie que lo distinga de los miles de otros maestros espirituales en el mercado espiritual de la iluminación. La influencia de Oshana en mi persona fue gradual y acumulativa y no fue sino hasta tres años después de haberlo conocido que tuve una consulta y empecé una relación más formal con él. No fue sino hasta un año después que me metí de lleno (en Diciembre del 2011) y me inscribí en uno de sus retiros. Ese fue el punto de no retorno.

¿Qué me tomo tanto  tiempo? Llámame difícil de vender. Había visto los testimonios en la página web de Oshana de personas que tuvieron experiencias que le cambiaron la vida estando a su alrededor. Experiencias de no-mente, de unidad, dicha transcendental, luces y colores arremolinándose, supuestamente ocurriendo en días, horas, incluso minutos de haberlo conocido. Nada de eso me sucedió a mí. Un británico con denso acento y mala gramática, para mi Oshana resultaba extremadamente ordinario. Hacia chistes malos y de desviaba en tangentes irrelevantes, se repetía a sí mismo, cometía errores y algunas veces no llegaba al punto. No era un poco como Morpheus. No se sentaba como una estatua hablando profundamente despacio y en monótono. No emanaba poder, autoridad y misterio. Por el lado positivo, no se daba aires al menos de que fueran aires de alguien que diera aires. Su presencia no generaba la más mínima reverencia o asombro. Al menos no para mí.

Por otro lado, una de las primeras cosas que resaltaban de Oshana era que no saludaba con apretones de manos. Era muy estricto sobre cosas que pueden parecer triviales para la mayoría de las personas, como por ejemplo no apuntar los pies o dedos en la dirección de alguien. Más tarde descubrí que antes de llegar a un intensivo, se requería que los solicitantes llenaran un formulario varios días antes de atender y aceptaban a no tomar, fumar o ingerir drogas. Algunas personas tomando ciertos medicamentos prescritos podían ser consideradas inelegibles. A diferencia de la gran mayoría de maestros espirituales, sus eventos no estaban abiertos al público en general. Oshana estudiaba a los participantes, especialmente para los retiros,  para asegurarse de que estuvieran suficientemente preparados para beneficiarse bien de ellos.  

Por otro lado, tenía un estilo de enseñanza extremadamente informal y (Aparte de la regla de no tocar) era mucho más accesible que cualquier otro maestro espiritual. Salía a comer con sus estudiantes. Nadie que conocí en su grupo lo retraba como “la Verdad viva”, sagrado o divino, o como una presencia superior. (Aunque la gran mayoría lo consideraba como un ser iluminado). Y aunque hablaba bastante sobre su iluminación, la describía en términos simples y humanos, como algo que simplemente le “sucedió”. El 19 de Junio del año 2000, Oshana se despertó y se dio cuenta que era diferente. Como no estaba seguro de que forma lo era, se contó los dedos de las manos para verificar que no hubiera algunos de más. Miro alrededor de la habitación. Finalmente descubrió que su antiguo Yo, había desaparecido como si nunca hubiera existido. “Dave” ya no estaba allí.

Como muchos maestros espirituales, Oshana hablaba mucho sobre energía. A diferencia de la mayoría de los maestros espirituales, él hablaba sobre una tipo específico de energía el cual él llama “la transmisión”. La transmisión es lo que lo ilumino, y era aquello a lo que su vida ahora estaba al servicio. La transmisión, según Oshana, es la razón del porque se convirtió en un maestro de la iluminación, aunque eso era lo último que él quería o esperaba ser.  En su “dia de la iluminación” en el 2012, en Helsinki, Oshana describía su iluminación como una especie de esclavitud. Lo describió como algo similar a ser un padre, y que, en la mañana del 19 de Junio del año 2000, se despertó para encontrar que tenía siete billones de bebes para cuidar.  Su vida estaba ahora dedicada a ellos, y a la tarea de ayudarlos a despertar y entrar en su naturaleza verdadera.

En ese mismo día, Oshana admitió que en doce años como maestro de la iluminación, no había podido hacer posible iluminar una sola persona bajo su satisfacción. (A pesar de haber habido aspirantes a la corona). Se hecho a reír hasta llorar; quizás rio para no llorar. A diferencia de otros maestros espirituales, Oshana pone mucho énfasis en los resultados – Aunque sea en detrimento propio.

Astilla en la mente.

“Puedo guiarte, pero debes hacer exactamente lo que te digo” –Morephus, a Thomas, primera conversación.

Oshana y yo nos conocimos por primera vez en Hampstead, Londres, en Diciembre del 2007. Oí hablar de él por mera casualidad.  Y mi curiosidad se incrementó cuando vi algo que escribió sobre Matrix en su página web. Como yo había escrito un libro sobre la película, tome una copia y se la lleve a Oshana. La reunión fue muy agradable pero estaba menos impresionado por el. Fui a una segunda reunión dos días después, un intensivo con trabajo energético. Poco después, recibí un llamada inesperada de un asistente de Oshana diciendo que a Oshana le gustaría reunirse conmigo en el Hilton de la calle Edgware.

Era tarde en la noche y maneje mi bicicleta a la reunión. Nos sentamos en una esquina silenciosa del lobby del hotel en una mesa pequeña y hablamos durante tres horas, hasta después de la medianoche. La mayor parte del tiempo fui yo el que conversó.  Oshana había leído mi libro y le gusto; no me ofrecio una píldora roja, sin embargo. Sentía curiosidad por saber a qué se refería con la iluminación, porque clamaba estar iluminado (aunque lo estuviera), y porque utilizaba tanto la palabra “espiritual”. Le dije que pensaba que no estaba iluminado. Tenía ideas muy específicas sobre lo que es la iluminación. Para mi significaba la última y final meta de la conciencia y de la existencia humana, conciencia de Dios, la unidad con el universo. Oshana era un chico temerario y obsceno llegando a los cuarenta años; No reunía los requerimientos necesarios y estaba bastante seguro que no había llegado a la última meta de la evolución humana. Le sugerí, que asi como muchos otros que quieren ser pero no son, había mal entendido su experiencia y había caído en la “trampa del guru” (algo del cual había leído). Oshana escucho amablemente y no trato de disuadirme. El me comento sobre mi baja energía y hablamos un poco sobre mi fatiga crónica.

Después de eso seguimos en contacto por correo electrónico por los próximos tres años, a veces si a veces no. Durante ese tiempo (2008-2010), conocí otro maestro espiritual, John de Ruiter, y por primera vez alguna comencé a seguir un gurú. De Ruiter era completamente opuesto a lo que era Oshana: Sombrío, imponente y profundamente impresionante. Esto estaba más cerca de la idea que tenia de cómo debía de ser un “hombre de conocimiento”, y acepte a de Ruiter como un maestro iluminado y asumí la posición sumisa. Comparado con de Ruiter, Oshana era un peso pluma. Oshana era demasiado común y accesible para verlo como un maestro. Con el tiempo sin embargo, mi punto de vista cambio. Comencé a dudar de la autenticidad de de Ruiter y mire más y más a Oshana como guía. Mientras más hablaba con el (Por skype y enviándole correos informalmente y libre de cargos), más me daba cuenta que era fundamentalmente diferente a las demás personas. Como soy parcializado intelectualmente, era probablemente la rapidez de sus pensamientos y discurso, y la precisión y profundidad de su visión lo que me convencieron de esto. También poseía una soltura y flexibilidad muy inusual.  Durante meses de conversaciones informales, nunca note ninguna tensión, rigidez, des confort  o esfuerzo de parte de él. Parecía estar constantemente a gusto, y totalmente presente. Detrás de un exterior juguetón, había una feroz e inquebrantable  atención, una intención inflexible.

Poco a poco, a través de mis interacciones con él, recalibre mis ideas sobre la iluminación. Las escale a dimensiones menos fantásticas, más tangibles, humanas y alcanzables. Lo que Oshana describió que le había sucedido era similar a lo que le sucedió a Thomas Anderson: Se despertó y descubrió que su vida había sido un sueño. No se convirtió en Neo en una sola noche, pero un engaño fundamental termino. Empecé a sospechar que, que como Morpheus, Oshana estaba operando en otro nivel de ser. Era un nivel que no podía entender porque no tenía acceso consiente a él. Esto  causó dentro de mí la creciente conciencia de una distancia enorme, posiblemente insalvable entre nosotros. Era la distancia entre una realidad y otra, entre estar despierto y soñar. Sin embargo no me sentía intimidado por Oshana o en reverencia por él, no tanto como curioso, fascinado y halagado por su aparente interés en mi persona. Y a pesar de que me sentía retado y desorientado por la atención de Oshana, su particular forma de relacionarse era tan casual que me mantenía a gusto. También me prevenía de obsesionarme con él o la aparente distancia entre nosotros.

Durante el primer periodo de nuestra relación formal, experimente dudas sobre pagarle dinero a Oshana por sus servicios. Probablemente causo una “amenaza” a mi auto estima y sentido de determinación propia. El intercambio de dinero reforzaba la idea de mi inequidad con Oshana, y en ser dependiente a un maestro de iluminación para obtener la libertad. Morpheus no le cobro una tarifa de desenchufe. Algunas veces una película es solo una película. Más allá del problema con el dinero, había una preocupación más sutil. Estaba preocupado de que los beneficios de tener un guía iluminado (determinando que Oshana estaba iluminado) pudieran cancelarse con mi insuperable tendencia de buscar una solución fuera de mi mismo. El peligro de reconocer una figura de autoridad espiritual es que puede reforzar el habito de ver fuera de uno mismo por la verdad.

Thomas Anderson se enfrentó a un dilema similar cuando conecto primero con Morpheus y tuvo que seguir instrucciones aparentemente imposibles e inexplicables. Y al hacerlo, permitió que Morpheus se apoderara de su proceso de tomar decisiones convirtiéndolo en una especie de títere. Después de una vacilación inicial, Thomas puso su completa confianza en Morpheus y fue recompensado con la libertad. Y sin Thomas saberlo, tuvo que arriesgar todo al hacerlo.

No hay un camino seguro o garantizado hacia la verdad. Así de igual manera no hay forma de evadir los tipos de miedos y dudas potencialmente paralizantes y dementes el cual se enfrentó Thomas una vez que emprendió su camino. Al final, tuvo que aprender a confiar, no solo en Morpheus y Trinity, pero en sus propios sentidos internos de lo que es real y de lo que irreal. Hasta ese encuentro fortuito, todo lo que Thomas tenía que seguir era una astilla en su mente, una astilla que lo llevo hasta Morpheus.

¿Qué quieres decir “Iluminado”?

“Hay algo que esta malo en el mundo. No sabes lo que es, Pero esta allí, como una astilla en tu mente, volviéndote loco. Es este sentimiento lo que te ha traido a mi”

-Morephus a Thomas, primer encuentro.

La primera pregunta que surge sobre un maestro espiritual que asegura estar iluminado, invariablmenbte, es “’¿Sera verdad?”. Esta es la pregunta incorrecta. La primera pregunta debería de ser: ¿Qué quiere decir esta persona con la iluminación? Pocas personas hacen esta pregunta, sin embargo, y la razón por la que no la hacen es porque creen saber la respuesta.

Pero la iluminación es solo una palabra. Es una palabra mas alla de la comprensión de la mayoría de las personas, y como toda palabra incompresible, es un detonante. Detona una reacccion defensiva en las personas, porque todos queremos estar iluminados, o por lo menos poder decir que lo están. Y mientras la palabra sigue detonando a las personas sigue sin ser definida – tal cual todos se pudieran de acuerdo con su significado. ¿Pero como pueden las personas ponerse de acuerdo en algo del cual no saben nada? Cuando conocí a Oshana, fui rápido en decirle lo que pensaba de su aparente “iluminación”. Nunca le pregunte que quería decir con esa palabra. Si le hubiera preguntado, hubiera podido haber aprendido que lo que sea que yo estaba refutando eso era algo que Oshana no estaba asegurando ser. No estaba allí para aprender, sin embrago, ya que aprender quiere decir retar tus preconcepciones, y es mejor evadir estas cosas si podemos. Estaba ahí para ejercer presión sobre mis propias creencias. 

Así pues ¿qué quiere decir Oshana con “Iluminado”? En un intensivo (2012) reciente en Tallinn, Estonia, Oshana hablo sobre el periodo después de haberse iluminado por primera vez. Lo describió como siendo incapaz o reacio a volver a su mente debido a un sentimiento de disgusto. Para mí, este comentario sugiere que la mente de Oshana estaba presente aun después de su iluminación pero no estaba restringido o definido por ella. Poco después de haber hecho este comentario, tuve una conversación informal con él y hablamos sobre este tema. Le pregunte si había alguna diferencia básica entre su idea de la iluminación y aquella siendo promulgada por otros maestros. La forma en que el describió su mente, después de la iluminación, me hizo pensar en como la piel de una serpiente permanece en una sola pieza luego de que la serpiente se halla desprendido de ella: En una primera vista la piel muerta puede incluso parecer una serpiente viva. Me preguntaba si la conciencia de la mente de Oshana como algo “Separado” podría contratarse con maestros que posiblemente llevaron su mente con ellos a un estado alterado de la conciencia y se convirtieron en un ego espiritualizado. (Que era algo así como la piel animada de una serpiente) 

En nuestra conversación, Oshana describió como, hasta el día de hoy, era capaz de volver su mente, pero no era una inmersión completa. Lo describió como algo similar a una mano cubierta de crema resistente al agua, previniendo que las moléculas toquen la piel. Aunque la mano pareciera estar sumergida, no estaba en el agua.

Similarmente, cuando Oshana iba a su mente después de su iluminación, era capaz de ver el contenido de su mente sin estar expuestos o identificarse con ellos. Esto no era por no haberlo intentado, según decía él. Quería experimentar una inmersión completa en sus creencias antiguas para probar su iluminación,  y también para reunirse con las personas entre sus propias experiencias. El sintió que le ayudaría a entender mejor las cosas por la cual pasaban las personas mientras estaban identificados con el contenido de sus mentes, tal cual él lo había estado una vez. Dijo que se había vuelto más hábil a la hora d realizar esta inmersión, pero que más nunca pudo ir completamente a su mente nuevamente. Era como tener una cuerda de bungee ajustada en su espalda, me dijo, asegurándose de no quedarse varado.

Le pregunte si la mente era lo mismo que “Dave”, el yo que desapareció cuando se ilumino. Me dijo que eran todas las “Cosas” que había acumulado al estar atrapado en identidad ilusoria de Dave. Le comente que, para la gran mayoría de las personas, la iluminación es equiparada con una realización perfecta y total, infalible e impecable. Si la versión de Oshana refutaba esta idea, muchas personas no pasarían más allá del reclamo inflamado de estar iluminado. Así pues nunca entenderían que Oshana estaba redefiniendo a la iluminación como algo más preciso, sencillo y comprensible. Basado en sus descripciones no se trataba de una realización ultima sino más bien el final de algo. Era dejar atrás permanentemente los confines de la mente y el ego.

Auto-imagen Residual.

“Tu apariencia es ahora lo que llamamos auto-imagen residual. Es la proyección mental de tu Yo digital.” –Morpheus, a Neo.

¿Es esto verdad?

Es un recuento parcial de una experiencia subjetiva, así que la respuesta simple es no, nada de esto es verdad. Mis experiencias con Oshana implican un alto nivel de incertidumbre sobre todas las cosas. Esa es la naturaleza del proceso que estamos describiendo, si en efecto lo es. Si estuviera mas seguro de ello. Tuviera más razones para dudar de mí mismo. El consejo de Oshana es cuestionar todo, incluyendo su consejo y el que lo está dando. La disonancia cognitiva es un resultado inevitable de pasar tiempo con alguien que clama existir en un túnel de realidad diferente – o fuera de todos los túneles de realidad.

Tengo mis dudas sobre Oshana. Pero dudo de mis dudas tanto como todo lo demás. ¿Que nos deja esto? Un chequeo constante, no solo de Oshana sino de mis propias tendencias a mirar los defectos e inconsistencias en el o en sus enseñanzas. Mientras más tiempo paso con él, más noto esta tendencia dentro de mí. Cada vez que encuentro un nuevo fracaso, me lanzo a la duda. Entonces se me ocurre que si no fueran por estos fracasos, estaría mucho más temeroso y fascinado por él. Su falibilidad y forma de ser ordinaria me ayudan a prevenir que me obsesione con él y de crear proyecciones fantasiosas alrededor de él. Para que un maestro espiritual evite la devoción esclava o admiración ciega de sus “estudiantes”, simplemente advertirles no es suficiente. La única manera segura de chequear esas fantasías y proyecciones es manteniendo desnudas las aparentes limitaciones del maestro, un recordatorio para el estudiante de que el “maestro” es una persona común, sin importar cuan extraordinaria sea su perspectiva.

O quizás eso es solo una racionalización inteligente ¿para mantener mis proyecciones fantasiosas intactas? No hay nunca una manera de satisfacer la mente dudosa de Thomas. Lo que hace es dar vueltas y vueltas, y donde se detiene, nadie los sabe.

He intentado hasta ahora abstenerme de describir las formas en que Oshana me ha impactado, porque en gran parte es algo subjetivo y no se traduce fácilmente sin sonar como un servicio de marketing al gurú. Oshana no es del tipo “Volador nagual” que Castaneda representa tan románticamente en sus historias. No es un místico impositor o un mago carismático al estilo de Rasputin, Gurdjieff, o Crowley. Lo que es más extraordinario sobre mis experiencias con Oshana es cuan difícilmente caben en el molde de lo que un encuentro con personas notables debería de ser. John de Ruiter habla de cómo no se debería de hacer lo poco profundo, profundo. Dejando que lo superficial sea superficial y dejando que lo profundo haga su trabajo sin interrupciones. A pesar de sus palabras, mi experiencia con De Ruiter fue muy diferente. Estar con él siempre se sintió como una experiencia transcendentalmente profunda. Con Oshana, es a menudo solo después que noto lo que había estado sucediendo. Hay muy poca prueba superficial, porque Oshana no está “haciendo” nada. Mi impresión es que “Dave” está ocupándose de la superficie (La interacción personal) de tal forma que es capaz de suceder el movimiento en “lo profundo” y la transmisión puede hacer su trabajo con una interferencia mínima. No es solo que Oshana no responsabiliza por lo que sucede a su alrededor; la mayoría de los maestros espirituales predican la humildad. Es más como que su “persona” no se involucra en lo absoluto. Sin embargo el está consciente de lo que está sucediendo de una forma en la que yo no lo estoy, y en un grado el cual yo solo puedo suponer.

Cualquiera de las limitaciones de Oshana, no he visto nada que pueda llamarse un comportamiento no ético, negligente, o deshonesto. Reconocer su falibilidad no me ha hecho dudar de su integridad. Si acaso, es tranquilizador que él no busque estar “encendido” todo el tiempo, o mantener una apariencia de gracia y profundidad, de la forma que lo hace De Ruiter. He visto muchos tipos d comportamientos comunes que sugieren que Oshana es, después de todo, un tipo común. Pero he visto también hazañas extraordinarias de aguante, inteligencia, delicadeza,  imaginación, perspicacia y atrevimiento, y un nivel de compromiso que bordea lo súper humano. Es como si su personalidad se hubiera mantenido intacta luego de su iluminación, y ahora una conciencia más grande y abarcadora lo contiene. Como un pariente amoroso y siempre atento, permite al antiguo Dave continuar haciendo sus cosas siempre y cuando no este causando estragos. Tal vez “Oshana” (El esclavo  complaciente de la transmisión) usa a la vieja personalidad de “Dave”, ¿cómo un traje de buceo para entrar en las profundidades del mundo de los sueños?

Y tal vez el traje tiene unas funciones automatizadas que le permiten funcionar sigilosamente dentro de ese mundo, para pasar suavemente entre los soñadores. Pero la cuerda de Bunge está atada en su espalda, y el tubo de oxigeno se extiende hasta la superficie proveyéndolo de una dosis continua de energía de la transmisión, asegurándose d que nunca se pierda dentro  de su auto-imagen residual. Cuando se necesita la transmisión, se apodera de los controles y cosas maravillosas suceden.

Este punto de vista puede retar ideas populares sobre la iluminación. Tambien mezcla y dispersa cualquier proyección idealizada que pudiera de otra forma formarse alrededor de un “ser iluminado” -  un ser que ni siquiera existe fuera de esas proyecciones (No más que la existencia del “yo” de la matrix de Morpheus) En mi caso, me ha dejado negociando con mis dudas y tratar de llegar a un acuerdo con ellas. ¿Qué tan relevantes son en realidad todas mis proyecciones y preconcepciones? ¿Importa de lo que Oshana es capaz de hacer como “un ser iluminado”? ¿No es una mejor pregunta cuan honesto es el conmigo, cuan fidedigno y que tan efectivamente puede guiarme?

Al final, la pregunta de su “iluminación” es una cortina de humo que, si se persigue, guiara al buscador lejos del camino que lo lleva a ella. La razón es sencilla: La iluminación no significa absolutamente nada hasta que la hallamos experimentado por nosotros mismos. Así pues enfocarse en la idea de ella, sin ninguna experiencia directa de la realidad, significa, invariablemente, perderse en fantasías y proyecciones.

¿Hay alguna salida?

“Has estado allá abajo, Neo. Sabes ese camino. Sabes exactamente donde termina. Y se que no es allí donde quieres estar.” – Trinity, a Thomas

Al final, para mi tanto como para Thomas, todo se redujo a una pregunta básica: ¿Existe una salida? Y si había encontrado a alguien que clamaba haber encontrado una salida, y podía respaldarla con evidencias (Incluso resultados), ¿estaba dispuesto yo a dar ese salto? No había alguna otra forma de probarlo. Si Thomas no se hubiese tomado la píldora roja, nunca sabría la verdad. Se hubiera convertido en un sueño extraño y vivido, gradualmente extinguiéndose en la no-existencia.

Aceptando la posibilidad de que un “maestro espiritual” pertenezca a un nivel diferente del ser que nosotros tan solo podemos adivinar, y que ellos poseen la autoridad de esa más alta perspectiva, es un paso muy grande para muchas personas. El ego encuentra miles de razones para no someterse a una autoridad espiritual. Cualquiera excusa que pueda encontrar para volver al camino solitario de la soberanía, la tomara. El problema para mí fue que como Thomas, ya yo había transitado ese camino con anterioridad.

Así que tome el único camino abierto para mí: me sometí. Permití que Dave Oshana, en servicio de la transmisión, o de la transmisión con Oshana como facilitador, acceder profundamente en el programa de matriz de mi vida y juntar todas piezas faltantes. Abrí mi psique a pruebas energéticas que se extendieron más allá del tiempo y del espacio, en los más profundos, y oscuros espacios de mi infancia, y traje a la superficie la narrativa perdida que había estado buscando, desde la primera experiencia de fragmentación y olvido. Y mientras me abría a ella, la energía de la transmisión se hizo tangible y experimentable para mí. Me volví consiente de ella, débilmente, mientras trabajaba silenciosamente  reparando incontables “Cortes” en mi sistema nervioso, sinapsis perdidos y conexiones perdidas en mi cuerpo energético. Puede haber estado haciendo todas estas cosas, o había estado imaginándolas.  

Si Morpheus diera terapias de grupo para preparar a los potencialmente desenchufados para suavizar sus pasajes de un mundo al otro, podría semejarse a un retiro de Oshana.  (Una diferencia: A diferencia de Morpheus, Oshana es un humorista natural, así que hay muchas más risas que en la nave Nabucodonosor.) Thomas Anderson estaba poco preparado para su desenchufe, y la mayoría de su entrenamiento sucedió una vez que estaba en el mundo real. La experiencia de Oshana es diferente. Así como Morpheus Oshana es un des-ilusionista, y así como Morephus su trabajo no es iluminar a nadie si no romper –erradicar- la falsa identidad que interviene entre una persona y la verdad.  Esto no es algo que se pueda enseñar; solo puede ser presenciado y experimentado. Esto no es una película (Solo suena como una), y fuera de metáforas de ciencia ficción, desenchufarse no sucede en un solo momento. Sucede a través de una serie de etapas preparatorias o “iniciaciones”. Luego de cinco días de mi primer retiro con Oshana (El invierno del 2011 con Oshana y alrededor de otros dieciséis participantes), Yo era, como Thomas Anderson, sintonizando una señal de otro lado y empezando a vislumbrar una nueva existencia fuera del “Pod”.

Pero no hay una medida de los intríngulis de la experiencia espiritual energética, al menos no una que pueda utilizar la mente. Oshana no es una hacedor de milagros. El hecho de que su eficacia parezca depender hasta cierto grado en la receptividad del participante puede sugerir el trabajo de un efecto placebo, al menos para la mente escéptica. Por otro lado, mi propio escepticismo y resistencia parece no haber cancelado la efectividad de Oshana. Esto es todo un trabajo en marcha, y no se puede llegar a una conclusión final hasta que haya sido completado. En el que dicho tiempo, estaré despierto, o no.

Hasta ahora los resultados de mi relación con Oshana se mantienen intangibles, indefinidos. Ciertamente, él y/o la transmisión ha enriquecido mi sentido de la posibilidad y ha expandido mi percepción de la realidad. Él me ha ayudado a ver, y potencialmente acabar, con creencias falsas y equivocadas sobre mí mismo y el mundo. No puedo decir que me ha vuelto más feliz o más libre. Solo puedo decir que me ha permitido estar más consciente de mis limitaciones, mis debilidades y fracasos, y, gracias a ello, mi potencial para superarlos. No puedo todavía calibrar el valor de lo que Oshana ha hecho. Mi cuerpo puede saber la respuesta, pero mi mente solo sabe de dudas, porque dudar es lo que mejor sabe hacer la mente.  En la ausencia del conocimiento, todo lo que queda es la creencia. Pero creer que la transmisión es real es inútil para mí: es solo una opinión. Yo tengo que saber. Y la única forma de saber es proceder como si fuera real. Eso quiere decir creer sin creer, que quiere decir confiar. Yo escojo confiar en Oshana, de confiar en mismo, y sobre todas las cosas, confiar en la vida.

Yo escojo confiar en que este es el camino correcto, aquel que me llevara a la verdad; y que, si no me mata, al verdad me liberara.

Asesino Espiritual

“Lo vamos a matar, puedes entender eso?” –Cypher a trinity, sobre Thomas

Últimamente uno de sus estudiantes decidió tomarse un tiempo lejos de él porque quería ser más independiente. A pesar de que reconozco que esto puede ser una acción apropiada para el (Oshana no desalienta a las personas de que abandonen su grupo), me di cuenta que para mí esto se desviaba del punto. La posibilidad de volverse independiente de Oshana dentro del contexto de una relación activa me impacto como una maniobra compleja pero con más recompensas. En Matrix, hay un acontecimiento similar entre Thomas Anderson y Morpheus. Al principio, Thomas es completamente dependiente de Morpheus y hasta tiene que ser físicamente reconstituido. Pero, gradualmente, puede mantenerse de pie por sí mismo y se convierte en Morpehus, igual, y aún más. Ese acontecimiento solo sucede al ver sido desenchufado, pero si la película hubiera sido más realista. Podría haber mostrado que Thomas tuvo que pasar por una preparación más exhaustiva antes de que lo desenchufaran.

Una mirada a la página web de Oshana, e incluso escuchar una selección aleatoria de una repetición de sus clases por internet, podría no sugerir que es muy poco diferente a cualquier otro maestro espiritual o auto proclamado “ser iluminado” del mercado. Sus actuales métodos y metas han sido hasta ahora muy bien guardados. Esto parece estar cambiando. Últimamente, Oshana ha hablado menos de la iluminación y más sobre los obstáculos para conseguirla: el ego. Ha describo al ego, de forma gráfica y en términos viscerales, como un pulpo cuya cabeza está situada dentro o alrededor del cerebro humano, y cuyas extremidades se extienden a cada célula del cuerpo.

Este pulpo es como un parasito alienígeno apoderándose de un cuerpo huésped: Y tiene casi el control total de nuestros pensamientos, acciones y percepciones.

A primera vista, Oshana parecía estar hablando metafóricamente, pero con el tiempo, comencé a sospechar que a lo que se refería era energéticamente. El ego que el describía era parcialmente físico. Como Thomas llora cuando el insecto es removido de su estómago: “¿Esa cosa es real?” El ego descrito por Oshana es una especie de implante alienígena en el cuerpo humano, similarmente no solo a las historias de ciencia ficción si no a las tradiciones de hechicería (La “instalación foránea” descrita en el último trabajo de Castaneda El Lado Activo De La Infinidad). Sea cual sea su naturaleza exacta, y sea de donde haya venido, el pulpo-ego ha secuestrado nuestra fuerza vital y está ahora casi en control total de nuestras vidas. Como una invasión de ladrones de cuerpos, los egos han infectado el planeta. El proceso de iluminación es el proceso de exponer, aislar y extraer el pulpo de nuestro sistema nervioso, para que así la fuerza vital pueda retornar al cuerpo y retomar una relación natural y saludable con ella. El ego ha destronado el alma, y la iluminación es solo posible cuando el usurpador baboso es descubierto y asesinado, y el alma pueda reanimar el cuerpo una vez más.

Un maestro espiritual no es un filósofo, un encarnador de la verdad, o un hombre sagrado. No es un profeta, un sanador, o un sabio. Es un sicario. Es un cirujano energético cuyo trabajo es remover el ego y traer el catacli8smo y total final de la identidad falsa y de la vida ilusoria que ha estado viviendo. Un asesino.

Morpheus no le dijo a Thomas que la píldora roja terminaría su vida. No le dijo que no era su amigo sino su peor pesadilla y peor enemigo. Naturalmente no lo hizo. Él quería que Thomas cooperara así pues le dio unas instrucciones selectivas. Pero la verdad es que tenía un trabajo que hacer, y lo vería hacerse hasta el final, aun matando a Thomas.

¿Porque? Porque desde el punto de vista de Morpheus, que era el punto de vista de la realidad, Thomas ya estaba peor que muerto. Lo que causo finalmente el despertar de Thomas dentro del pod nunca fue revelado (La píldora roja era solo un mecanismo de búsqueda para poder encontrar su cuerpo en el tiempo). Al final, es un misterio. Despertó porque las circunstancias se combinaron para crear una oportunidad para su despertar, y porque había estado suficientemente preparado (justo lo suficiente, pero no mucho) para aprovechar la oportunidad. Sucedió, y Morpehus y los tripulantes no estaban allí para crear las circunstancias si no para saber cómo reconocerlas, para usarlas y direccionarlas hacia una resolución deseada. Esto bastante seguro que es así con Oshana. Rendirse sucede cuando el balance es justo y correcto entre el impulso y el “empuje” del alma o fuerza vital, y el cansancio de ego-pulpo. Es ahí cuando el asesino espiritual entra y da en el blanco. Hay un “estallido” y todo de repente se acaba.

Extracciones de ego ilimitadas.

“Hay campos, campos interminables, donde los humanos ya no nacen. Somos cultivados…. Parado allí, enfrentándome a la precisión horrorosa, Llegue a entender lo obvio de la verdad. ¿Qué es la matrix? Control. “ – Morpheus a Neo.

Según Oshana, el ego es una entidad construida semi autónoma al menos hecha de patrones interconectados de pensamientos y memoria emocional. El “pulpo” -  cualquiera que sea su origen primario – se ha introducido así mismo dentro del sistema nervioso como un “chofer” foráneo generando su propio programa de realidad. A través de este programa, es capaz de secuestrar nuestros sentidos, tanto internos como externos. Nuestra fuerza de vida consciente o alma es aislada para evitar acceder a una realidad mayor, es tanto una fuente de alimentación como una manera de replicarse a sí mismo. Hemos sido convertidos en baterías y ganado. Esto es un hecho espiritual, y es el mejor contexto para cualquier tipo de desarrollo espiritual o entrenamiento. Estamos involucrados en una guerra espiritual y lo que está en riesgo es nuestra fuerza vital. 

En sus enseñanzas, Oshana siempre trae el enfoque a los sentidos. El aconseja una observación continua en lo que está sucediendo en el nivel de percepción, tanto en el ambiente externo y en nuestras respuestas físicas, mentales y emocionales. El alienta a cuestionarse incesantemente cada pensamiento, cada creencia y cada suposición, siempre refiriéndonos de vuelta a lo que nuestros sentidos en realidad nos está diciendo de lo que realmente está allí. El prescribe compromiso total a la transformación, híper vigilancia, y un cuestionamiento continuo de nuestros pensamientos. El no predica ninguna doctrina o alguna filosofía. Se opone al pensamiento abstracto o conceptual, creencia, o cualquier tipo de dogma. Por lo que yo he observado durante tres retiros con Oshana, sus métodos son primordialmente improvisados, espontáneos, sin planificación y no premeditados. Oshana clama esto porque sigue a la transmisión todo el tiempo y es la transmisión la que decide lo que sucede todo el tiempo, no él. Esto significa que él no tiene ni la mínima idea de lo que hace más que el resto de nosotros, hasta que sucede.  Su rol es más como un coach y un guía, que como un maestro.  El viaje como tal de descubrimiento debe de ser emprendido por el estudiante, y debe de emprenderse solo.

Para los propósitos de la claridad, el trabajo de Oshana puede ser separado en cinco departamentos: Transmisión, enseñanzas, trabajo energético, estilo de vida, y servicio. Su meta es sin embargo sencilla: Iluminar a las personas. El, libre (e irónicamente) admite que, en doce años (hasta en conocimiento de él), no ha tenido un solo éxito. Oshana no tiene otra opción más que continuar con su trabajo, porque así la transmisión lo ha dirigido a  hacerlo. Según Oshana, servir la transmisión es su único propósito, en esta vida o en cualquier otra.

En mi experiencia, Oshana parece funcionar a un nivel apropiado a los que lo acompañan. He presenciado un espectro bastante amplio de comportamientos de parte de él, de desorganizado a enervado y hasta asombroso en intensidad y poder. En mis propias interaccion de tu a tu, he notado que el tiende a acompañarme donde quiera que estoy en mi propia conciencia, como un espejo de potencial ilimitado (hasta ahora no he podido ver los limites). Cuando Oshana me mira directamente y me dice que no existo, se exactamente a lo que se refiere. Las palabras revuelven dentro de mí un sentido creciente de existencia no vista y de algo no visto que ha sido oculto justo debajo de la superficie de mi propia conciencia ordinaria. Esa existencia está pujando suavemente pero insistentemente en el plástico que envuelve mi propia mente, tratando de romper a través del aire.

Mi yo ordinario, esa imagen auto-residual, es algo que Oshana parece estratégicamente reconocer, solo por cortesía. Su atención está centrada realmente en otro lado, y mi propia conciencia trata de seguirla con mucha tensión, adentro,  hacia el vacío de mi núcleo. Es algo así como estar dirigido a enfocarse a un cuerpo durmiendo, atrapado en una maquina pod, una existencia de la cual todavía no tengo una idea real de su existencia. La idea de otra realidad, de otro ser, pertenece a los mundos conceptuales de la ciencia ficción, la espiritualidad y chamanismo. Pertenece a las imágenes generadas por computadora de las películas, meditación y hongos mágicos. No es una idea que la conciencia del ego ordinario pueda sostenerse por más de un momento excepto como un concepto. La conciencia ordinaria ya está completamente ocupada por la creencia de la realidad del ser del ego, y el ego no puede imaginarse otra realidad que no sea esa. Si dudas de esto, solo inténtalo.

Oshana circunvala el ego y direcciona el cuerpo y la fuerza vital directamente. Mantiene al pulpo distraído, ya sea con plática irreverente o profundo ingenio y sabiduría, todo es igual. La sintaxis es la esencia del sistema de control del ego. Oshana no utiliza palabras o trucos para engañar.  El dice exactamente lo que está haciendo, o tratando de hacer. Pero el ego esta tan seguro de su realidad que se engaña a sí mismo. Cuando Oshana le dice que no existe, el ego se ensancha y dice, “¿Me estás hablando a mí?”

Luego mira a su alrededor y sonríe. “Soy el único aquí.”

 

El infinito

“Como puedes ver, hemos estado viéndote pro algún tiempo.” –Agente Smith , a Thomas.

¿Así que cuando bajara el hacha finalmente y decapitar al pulpo? ¿Es Oshana capaz de completar la tarea o está el haciendo promesas que nunca podrán ser satisfechas? ¿Puede el guiarme a la libertad, como Morpheus guio a Thomas? ¿O es todo un ardid?

Como Thomas, estoy perdido en un mundo de sueños. A diferencia de la película, reconocer el hecho de mi propia no existencia no coincide con liberarse del sueño. Soy como un soñador lucido que no tiene ningún control sobre las creaciones de su propio inconsciente. En cambio, estoy completamente consiente de estar atrapado sin poder utilizar esa conciencia para el despertar. Así el sueño se convierte lentamente en una pesadilla.

¿Estoy acercándome al despertar? No hay manera de saberlo. No hay ningún punto de referencia fuera del sueño. Esta Oshana y la transmisión, pero eso depende en gran medida en la confianza, y la fe. Aun si pudiera saber que él estaba operando por fuera del estado de sueño, eso no garantizaría que pudiera sacarme fuera. Ni siquiera Oshana sabe con seguridad. Ni si quiera Morpehus lo sabía.

Morpheus le dijo a Thomas que ellos raramente desenchufan a personas pasadas de una cierta edad. “La mente tiene problemas con dejarse ir.” Hicieron una excepción en el caso de Thomas porque Morephus creía que él era el elegido. Tal vez sea demasiado tarde para mí. Tal vez no estoy muy firmemente atrincherado en los sueños chamanicos del auto empoderamiento y mi ego se ha vuelto muy espiritual, el pulpo demasiado refinado y resbaladizo, para someterme al proceso quirúrgico. Quizás, todo lo que se alguna certeza es que estoy perdido en un sueño y que no puedo despertar con mi propio poder. Estoy despavorido a afectar mi propia transformación o de traerme la liberación. Y a raíz de esto, dependo de algo-alguien que está mucho más allá de mi propio entendimiento para si quiera pensar en eso, mucho menos de escribir sobre eso. He llegado a los límites de mis capacidades como escritor, como intelectual, y como un individuo. ¿Estoy ya listo? ¿Estoy siendo derrotado finalmente por mi propio lapicero, suicidio, la muerte de las mil heridas? Esta sería la mejor posible resolución para mí: la completa e innegable derrota. Luego todo lo que quedaría seria invitar a los pájaros – esos son ustedes- para venir y tomar mis huesos.

Para Oshana, la iluminación significa “el final de la búsqueda”. Después de iluminarse, ya no era un buscador.  Había llegado. Es todo lo que el reclama saber. Él nos abe si lo que le sucedió fue la iluminación pero el escoge usar esa palabra porque era un cuadre suficientemente bueno. Nunca recibió un diploma, una corona, o una estampa oficial. El simplemente entro en la presencia de algo, y su vida se desvaneció en la inmensidad, para siempre.

Lo que es manejado hacia nuestra casa por la presencia de Oshana, para mí, es que esa vida temporal no solo es sin sentido pero irreal al menos de que sea esculpida e informada por, y en servicio de, lo eterno. Eso puede sonar como una doctrina religiosa, ¿pero lo es? ¿O es solo matemática? Hasta la más larga y profunda existencia es reducida en insignificancia por el toque de la eternidad. Un día no muy lejano, todos nosotros estamos llamados a estar dividíos por la infinidad. Entonces solo lo que es infinito en nosotros permanecerá. ¿No implica eso que solo lo que es infinito dentro de nosotros es lo que realmente existió?

Oshana habla hacia lo infinito que hay en mí, y de alguna manera, de algún modo yo apenas estoy empezando a entender, que lo infinito en mi le responde.

[Original version in English is here: ‘The Disillusionist Dave Oshana (What Is a Spiritual Teacher?’]